Se encuentra usted en: Inicio > Blog del Conde > Conde > Sabado. Si comes mucho ten cuidado.
Domingo, 15 de Mayo de 2011 19:30

Sabado. Si comes mucho ten cuidado. Destacado

por  El Conde
Vota este articulo
(1 Voto)

Una semana despues del regreso de la expedicion es como si todos acabaramos de llegar hace solo unas horas. No es algo muy extraño si tenemos en cuenta que ha sido una experiencia muy enriquecedora en todos los sentidos. Y cuando digo en todos es literalmente.

Sin ninguna duda lo mejor del viaje fue Pablo. Este chico fue el encargado de llevarnos por cada rincon de Tenerife que le pedimos. Fue el que aguanto de todo dentro de la guagua: nuestras jaquecas y 'berrios', las resacas y harteras; y algunas que otras cosas mas que supo aguantar como un gran profesional. Incluso se hizo amigo de Fermin. Vamos, fue nuestro chofer. La nota negativa la puso nuestro querido Chano cuando a las 2 horas de estar en la guagua rompio el cable del microfono. 

"Tranquilo Pablo, yo te arreglo esto... ¡ahi va Pablo! Se rompio solo..."

Como no podia ser de otra forma teniamos que dar la nota alla donde ibamos. Una vez en el hotel fue Kiko el que decidio darse a conocer rapidamente colgando una bufanda de la UD Las Palmas en la ventana de su habitacion. Mencion especial tambien a esa ventana que no recibio ninguna pedrada.

Y llegamos al paraiso. Para los que no lo conocen, el paraiso son cuatro paredes con una barbacoa inmensa y mucha carne fresca donde dan la posibilidad al visitante de sentarse a disfrutar de una de las mayores exquisiteces, gastronomicamente hablando; y tiene nombre: El Fonil. Era la primera parada (obligada) en nuestro recorrido por tierras chicharreras. La segunda, por necesidades intestinales, fue el hotel. Si hay algo que protocolariamente esta prohibido hacer despues de tal almuerzo por el grado de peligrosidad que supone es intentar abalanzarse en grupo sobre un individuo inocente tumbado en una cama. ¿La razon? Se rompe y van todos al suelo. Ante tal estampa, Abelardo solo pudo pronunciar unas pocas palabras mientras se echaba las manos a la cabeza:

"¡Esa es mi cama! ¡Es mi cama!"

Por si hay quien piensa si esto ha sido todo... Mejor asi, pero el domingo fue un dia muy largo. Sino, que le pregunten a Pablo. Continuara...

Un saludo!

El Conde

Ultima modificacion el Miércoles, 12 de Octubre de 2011 17:59

Dejar comentario

(*) Campos obligatorios.

Patrocinadores

Banner

Colaboradores

Banner
Banner